Página principal

 

                                                   
           

                                                                 

 

¿QUÉ ES LA PSICOBIOLOGÍA?

La Psicobiología estudia las bases biológicas de la conducta, esto es, qué sistemas y procesos biológicos permiten al organismo relacionarse activamente con el medio ambiente.
    Estos sistemas y procesos biológicos, es decir, las características estructurales, fisiológicas y conductuales de un animal, son consecuencia de dos factores. Uno es el filogenético, el cual hace referencia a la historia evolutiva de su especie. Este factor se recoge en la información genética de cada individuo, a través de la cual se transmiten de generación en generación los logros adaptativos de la especie y, por tanto, las características generales de la misma. El otro factor se refiere a las circunstancias a través de las cuales el factor (filo)genético es modulado por el medio ambiente interno y externo desde el momento en que comienza su vida; abarca, por tanto, el periodo que va desde la concepción hasta la muerte del individuo.
    El factor filogenético determinará las características generales de la especie, tales como el tipo de órganos sensoriales, los sistemas de regulación del medio interno, los sistemas de locomoción etc., todos los cuales determinarán qué estímulos puede captar el animal y qué tipo de respuesta emitirá.
    Es evidente que, aparte de estas características generales de la especie, existen variaciones entre los individuos de una misma especie. Estas diferencias son causadas por la variabilidad genética que presenta toda especie y por el segundo factor a que hacíamos referencia como determinante de la conducta de un individuo, es decir, la interacción entre el factor (filo)genético y el ambiental.
    Si el factor filogenético es el causante de las diferencias entre especies distintas, la variabilidad genética y la interacción entre genes y ambiente, son las que hacen que los individuos de una misma especie no sean idénticos ni morfofisiológica ni conductualmente.
    De esta forma podemos concluir que la conducta de un individuo estará en función de su genotipo (información genética que recoge la historia evolutiva de la especie) y de la interacción de éste con el ambiente en que se desarrolle, pudiéndose hablar en términos generales de causas lejanas (filogenéticas) y próximas (interacción genotipo-ambiente) de la conducta.
    En este contexto, no cabe duda de que, dentro del conjunto de sistemas que regulan la actividad biológica de los seres vivos, el sistema neuroendocrino, por la estrecha relación existente entre su actividad y la conducta, es el más importante de cara a la explicación del comportamiento.

 

Nos centraremos en las Conductas Reproductoras.

 


    Por tanto, para comprender la conducta de un individuo, es preciso conocer, entre otras muchas cosas, las características biológicas del mismo, cómo dichas características son determinadas por los genes, qué mecanismos modifican la información genética a lo largo de la evolución y por último, cuáles son las características del sistema neuroendocrino que permiten a éste regular la relación activa del individuo con su medio ambiente, es decir, emitir un comportamiento.

 

Contador de visitas a la página